El Villalobos Running Team representará al equipo de EuroTaller

El Villalobos Running Team empieza el año con buenas noticias. EuroTaller y la Fundación Theodora han creado un equipo de corredores populares, apadrinado por Pablo Villalobos, con el objetivo de recaudar fondos para la Fundación y aliviar la estancia de los niños hospitalizados mediante la actividad desplegada por sus ‘Doctores Sonrisa’, artistas especialmente formados para trabajar en el entorno sanitario.

Los más de 850 EuroTalleres repartidos por toda España activarán sus propios grupos de running para sumar kilómetros en carreras de su entorno. Además, EuroTaller ha diseñado un circuito de cinco pruebas en otras tantas capitales de provincia donde el equipo EuroTaller Theodora estará representado por cinco atletas del Villalobos Running Team.

El equipo competirá en diferentes pruebas por toda la geografía nacional. Pero este equipo sólo será la punta de lanza para todos aquellos que, con la camiseta oficial del equipo, ya sean empleados o clientes, quieran apuntarse y correr cualquier carrera en España sumando, por cada kilómetro que disputen, euros para financiar las visitas de los Doctores Sonrisa de la Fundación Theodora

El mismo Pablo Villalobos encabezará el 6 de marzo el equipo EuroTaller Fundación Theodora en la Carrera del Taller que se celebra en Madrid.

Tras el acuerdo, la responsable de comunicación de Fundación Theodora, Paula Carretero, ha afirmado que “la idea de convertir los kilómetros realizados por muchos corredores populares en sonrisas de niños hospitalizados está perfectamente alineada con los valores de la Fundación Theodora” ya que “no hay nada tan gratificante como esos momentos de felicidad, ilusión y ternura” que “los Doctores Sonrisa hacen brotar de los niños y adolescentes en cada una de sus visitas”.

Pablo Villalobos ha asegurado ser consciente “de la importancia para el desarrollo integral de la persona que existan esos momentos de alegría y juego en una etapa tan importante del desarrollo como la niñez”.

El director de EuroTaller, Carlos Calleja, ha señalado que “los talleres de reparación de vehículos tienen una importante función social desde el punto de vista de la seguridad vial”.

Así que ya sabéis, durante 2016 cualquier dorsal es una buena excusa para sumar kilómetros por sonrisas. Ve a tu Eurotaller habitual y pregunta por tu camiseta oficial del Club Eurotaller.

Anuncios

Un sueño hecho realidad: 100 kilómetros de Madrid-Segovia

Hay carreras que son épicas por su propia naturaleza, por la dureza que entrañan, por los kilómetros casi infinitos que guardan. La Madrid-Segovia es una de ellas y nuestro compañero de equipo, Israel Gras, la afrontó tras una larga preparación. A su dureza unió durante el camino, otros obstáculos como podréis leer en esta crónica que aquí os dejamos para vuestro disfrute de la viva voz de su protagonista.

La salida

La salida

Empiezo mi crónica el viernes, un día antes de la prueba. Después de trabajar todo el día con muchos nervios pensando en la carrera, me voy a casa de mi madre. Allí me ducho y empiezo a preparar todo el material, lo primero poner dorsal en camiseta  y guardar camisetas de reserva mas pantalón y calcetines. Justo cuando estoy colocando todo aparece mi madre con mi hija y las implico en la tarea. A mi hija le doy una hoja para que haga números de mi dorsal, el 157, para pegarlos en barritas y geles. Mi madre me prepara la cena, pasta con pollo. Ya con todo preparado y cenado sobre las 21:15 me voy a la cama y como es pronto me cuesta dormirme. Estoy de los nervios. Mi hija al rato se viene a dormir conmigo.

Sobre la 1:30 me despierto y tengo la sensación de que he dormido mucho. Estoy sin sueño y con ganas de levantarme. Mi hija también se despierta y hablamos un rato, está mas nerviosa que yo, me anima muchísimo y me da consejos para la carrera. Es la caña mi pequeña Cara sonriente con ojos en forma de corazón. A las 3 de la mañana suena el despertador. Nos ponemos en marcha, mi hija se levanta para verme prepararme, mi madre igual. Me visto y desayuno un par de donuts. Me despido con muchos besos de mi pequeña y de mi madre. Bajo de casa, que está en el barrio del Pilar. Camino y corro para ir a plaza Castilla. Sobre la Avenida de Asturias me encuentro a un hombre y al ver mis pintas de corredor me dice que me lleva a plaza Castilla para que no gaste fuerzas. Cuando lo veo bien lo reconozco, es miembro de la organización y en los entrenamientos que organizaron nos grababa. Buena persona.

Llego a plaza Castilla y hay ya bastantes corredores. La temperatura es muy buena. Me quito la camiseta interior para no ir agobiado en carrera. Dejo una mochila en el camión que va a Colmenar con botella de agua y un bidón de agua con sales para llevar menos peso. Me voy al arco de salida y allí me empiezo a encontrar amigos corredores, entre ellos Jose Basalo y toda la tropa de Segovia, con los que nos tomamos fotos, fluyen las risas y nos damos muchos ánimos. Queda poco para empezar mi primera Madrid-Segovia, estoy muy motivado y con las ideas claras de empezar despacio. Justo antes de la salida me encuentro a un amigo que buscaba para desearle lo mejor. David un buen corredor con el que he compartido entrenamientos y podio en Canencia. Me alegra mucho verle, nos hacemos unas fotos y empezamos la carrera juntos.

Nuestro ritmo es cómodo y vamos hablando hasta que paro un momento a hacer pis y acelero para cogerlo de nuevo. Se ha formado un grupo de corredores que vamos al mismo ritmo. Ahora le toca parar a David y yo sigo hacia adelante y justo llego a Tres Cantos al primer control de paso, primer sello. Está cruzando un puente al otro lado de la carretera, creo que voy entre los 20 o 30 primeros. Cuando vuelvo a cruzar me encuentro a David que va a sellar y le animo a que me siga. Por un segundo pienso en esperarle pero al final decido seguir al ritmo que voy pensando que me va coger en breve. Al cruzar el puente empieza el famoso carril bici, voy con un corredor, en el control se disolvió el grupo. Me llama la atención el corredor que va delante de mi por su altura.

Al rato miro para atrás y oigo un: “ya estamos aquí”. Pienso que es David pero eran los chicos con los que había formado grupo antes. Me pongo hablar con uno de ellos y empezamos a tener dudas sobre el recorrido pero seguimos avanzando. En un momento dado dudo muchísimo, empezamos todos a opinar y miramos para atrás. Vemos que solo viene una persona y no me parecía David . Era la primera chica clasificada. Le preguntamos y nos dice que ella nos estaba siguiendo. Uno de los chicos toma la decisión de retroceder y todos hacemos lo mismo. Empezamos a correr todos más rápido y un poco mas adelante mirando hacia la derecha según vamos se ven luces de frontales de corredores. Nos habíamos perdido sin darnos cuenta.

El bajón psicológico es fuerte y tratamos de corregirlo corriendo rápido para entrar lo antes posible en carrera. Cuando llegamos al punto donde nos hemos perdido hay un hombre con una cámara que antes no estaba y un coche. Preguntamos pero no dice nada. Me veo muy atrás en carrera, con gente que va casi andando y me toca ir adelantando gente con poca visibilidad y un poco acelerado por incrementar el ritmo de carrera. Mi cabeza no deja de dar vueltas a lo ocurrido y empiezo a perder a los chicos con los que me perdí. Van pasando kilómetros y llego a Colmenar km 26,7. Allí hay un polideportivo donde tengo mi mochila y veo muchos corredores. Empiezo  a asimilar que he perdido unos cuantos kms y minutos. Me siento un poco hundido y pensando que lo mismo no voy a tener las fuerzas para terminar la carrera.

Pido mi bolsa, cojo el bidón de agua con sales y me voy rápido para intentar recuperar tiempo y posiciones. El próximo control esta en el km 41,9 y mi cabeza no deja de pensar en lo perdido. Pregunto a un chico los kms que lleva y casi llevo yo 4 km y medio más. Una barbaridad para una carrera de 100 kms. Antes de llegar al control crecen los problemas en forma de dolor en la rodilla izquierda, un dolor que nunca había tenido. Más presión para mi cabeza. Noto también que voy un poco incomodo con el bidón de agua con sales en la mano. Por momentos pienso en tirar el bidón cuando llegue al control. Al sellar pregunto mi puesto y me dice que voy sobre el 200. Mi cara es un poema de enfado.

Relleno agua y justo cuando me voy a poner a correr veo a una amiga, Laura. Me saluda y le cuento lo que me ha pasado. Se queda sorprendida e intenta animarme. Le dejo el bidón de agua con sales para que se lo de a mi madre en el km 64,4, en Cercedilla. Me pongo en marcha y la rodilla me sigue molestando. Decido tomarme dos ibuprofenos y me doy réflex que llevo en la mochila. Avanzo muy incomodo, me paro y me vuelvo a echar réflex en la rodilla. En ese momento tan agobiante decido ponerme el iPod para desconectar. No suelo correr con música pero casualmente lo llevaba por alguna emergencia.

Muchos corredores me pasan por mi parón. Uno de ellos, con el que he compartido entrenos, me pregunta extrañado que hago por aquí. Le digo me he perdido intenta animarme pero yo estoy parado intentando colocarme los cascos, un poco hundido . Por casualidad me sale un disco de 50 cent que se llama “Animal ambition”. El título me motiva y es sonar la música y empiezo a correr. La música me esta haciendo no pensar,  parece que el dolor de la rodilla va a menos y empiezo a sentir fuerzas. Llego a una bajada con un terreno complicado donde me lanzo y empiezo a adelantar corredores, lo que me motiva a cambiar el chip.

Me vuelvo a encontrar al colega y lo vuelvo a saludar. Chocamos la mano. Ahora voy mas animado y con mas fuerzas para ir hacia adelante. Sin darme cuenta km 50 control de MATAELPINO. Pregunto mi puesto y me dicen 153. Me alegra ver que he podido adelantar a gente y la rodilla va mejor, aunque noto un poco la paliza de 50 km. Oigo en la plaza que alguien me llama y veo que son mis amigos de ALALPARDO, Tomas y José. Me alegra un montón verles y les digo que voy con ellos. Guardo el iPod y me siento feliz de poder compartir kms con ellos. Mi cabeza piensa en llegar al km 64,4 donde me esperan mi hija, mi madre y Luis, un amigo que quiere correr unos kms conmigo que además ha llevado a mi madre y mi hija en coche para que me puedan ver. Millones de gracias Luis te debo unas Jarras de cerveza brindando qué grande.

Con los amigos de ALALPARDO

Con los amigos de ALALPARDO

Este tramo de carrera me noto cansado y un poco dolorido pero voy feliz por ir con los amigos de Alalpardo, además toca subir la Barranca que parece una subida sin final, mas con el sol que está pegando. Hago esa subida andando y justo después hay control y avituallamiento. Creo que estoy por el puesto 123 lo que quiere decir que seguimos bajando posiciones y me marco como objetivo acabar entre los 100 primeros, aunque mi cabeza sigue dando vueltas a la pérdida de tiempo y kms de más. voy más animado y pensando que pronto voy a ver a mi hija Cara sonriente con ojos en forma de corazón.

Salimos del control y empezamos a correr, Tomás va bien y me empiezo a encontrar mejor pero Jose empieza a tener molestias y no va cómodo. Tomás me anima a tirar hacia adelante y me voy hacia mi objetivo que es llegar donde está mi hija para tomarme el puré que mi madre me había preparado. Por fin Cercedilla. Según voy llegando me encuentro a Alfon, otro amigo que ha venido a correr unos kms conmigo. Me alegra un montón ver a alguien del equipo Villalobos Running Team Manos aplaudiendoManos aplaudiendoManos aplaudiendo. A lo lejos veo a mi hija. Su sonrisa y sus ánimos me hacen recuperar fuerzas y voy con ella a sellar al control y toda la gente animando, momento muy bonito.

Después de sellar, mi ansiado puré y ver a mi mami que también me alegra un montón verla. Justo empieza a funcionar mi equipo de asistencia. Me cambian el dorsal de camiseta me preparan la mochila y me seco cabeza con la toalla mientras tomo el puré. No quiero parar mucho tiempo, solo cuento mi maldita historia de perderme y el dolor de rodilla pero ellos me animan a seguir con ganas. Salgo para empezar uno de los tramos mas duros de la carrera. Lo positivo es que voy con dos buenos ayudantes, Alfon y Luis que grandes Manos aplaudiendoManos aplaudiendoManos aplaudiendo.

Empezamos corriendo pero cuando empiezan las rampas vamos andando rápido, Alfon es el primero en abandonarme y Luis sigue subiendo un rato más conmigo pero se tiene que bajar para llevar a mi madre y mi hija a Segovia. Mil gracias! Continúo subiendo y me encuentro con un amigo con el que subo un poco pero lo dejo atrás. Estoy como loco por llegar al km 79,2, el Alto de la Fuenfria, pero la subida y el calor me están destrozando y mi ritmo baja. Me empieza a pasar algún corredor entre ellos un conocido que se llama Carlos “Charly guai”. Me sorprende verle y no veas como sube con sus dos palos y música. Imposible seguir su ritmo. Yo continúo y cuando las rampas parecen menos duras me quiero poner a correr pero noto algo muy extraño en mi cabeza, como una pájara con alucinaciones muy fuerte.

Con Alfon y Luis

Con Alfon y Luis

Eso me hace volver a andar y pensar que mejor subir todo este tramo andando hasta el avituallamiento. No tenía ni agua pero pasito a pasito y con el ánimo de gente que esta de senderismo sigo subiendo. Por fin el alto de la Fuenfria y encuentro con los voluntarios, gente muy enrollada. Me vienen bien para descargar la mala energía y contarles mi pérdida mientras me tomo un vaso de coca cola con dos trozos  de chocolatina de almendras. Me sientan bien así que repito. Salgo del control entre los 100 primeros. Más motivación para los últimos 20 kms. El tramo de la Fuenfria es de bajada con mucha piedra. Me lanzo a correr y tengo que ir sorteando piedras. Las piernas las tengo muy doloridas pero el ir sorteando piedras hace que las piernas se calienten y pueda correr aunque el ritmo no sea todo lo rápido que quiero.

Voy adelantando a corredores y casualmente adelantó a uno y al rato me adelanta él. Sin darnos cuenta estamos corriendo juntos. Empezamos a charlar y ya sabéis el tema estrella ja ja ja, cómo me perdí. Llegamos a otro control y sellamos juntos. Noto que voy mejor corriendo que andando por el terreno que vamos avanzando. Llegamos al km 90 y mi móvil muere. Por una parte es mejor ya que lleva toda la carrera recordándome los kms que llevo con lo que me hacía pensar en el error.

Nos hacemos una foto con su movil y me dice tira para adelante que voy a mandar un mensaje. Corro y noto que mis piernas van bien por este terreno y me motiva seguir adelantando a algún corredor. Empiezo a ver la granja y Segovia a lo lejos. Empiezo a sentir que voy a llegar a la meta donde está mi hija, mi madre y Anita,  que ha venido después de trabajar para verme entrar a la meta, que mérito. Increíble, lleva desde las 3:30 de la mañana mandándome mensajes de ánimo, millones de besos, te debo unos tintos que ya sabes Cerveza NO Cara con lágrimas de alegríaCara con lágrimas de alegríaCara con lágrimas de alegría.

En mis últimos kms, me siento como si no llevara tantos recorridos. Voy pasando a varios grupos de corredores que van destrozados y yo parece que voy entero. Ya estoy por las calles de Segovia casi con lagrimas en los ojos empiezo a sentir lo que me espera al entrar en meta. Además la gente de las tiendas animan al pasar. Ya quedan apenas 400 metros para la gloria y adelanto a otro corredor. Estoy en el último repecho donde veo a mi madre esperando, su cara de felicidad me la guardo en mi corazón. Está súper emocionada al verme. Llama a Anita para decirle que estoy llegando y un poco mas arriba está mi hija ALIONE muy emocionada.

image5

Le doy la mano y miro a Anita que está de los nervios y con una pedazo de sonrisa. Veo el acueducto y curva a la izquierda para  la meta. Uffffffff mil cosas pasan por mi cabeza, me siento súper feliz de ver que lo he conseguido y de pasar la meta con mi hija. Abrazo y beso a mi hija y justo en la entrada mis amigos SEGOVIANOS que se alegran al verme llegar. Pedazo de abrazo con Anita que esta súper emocionada y voy a por mi medalla. Ahora sí, con mi medalla, siento que todos estos meses de entrenamiento han merecido la pena. Ahora me toca descansar y desconectar un poco para volver a tener ilusiones con nuevos objetivos o retos. Solo me falta agradecer a toda la gente que me apoyado, llamándome, por whatssapp y Facebook. Me encantaría nombrar a todos pero no acabaría nunca. Creo que mi posición de carrera es el puesto 83 en un tiempo de 12:48’01” haciendo casi 106 km Cara con la boca abierta y sudor frío Manos aplaudiendoManos aplaudiendoManos aplaudiendo.

El subidón de entrar en meta 100 kms después

El subidón de entrar en meta 100 kms después

Un trail en primera persona: 72 kilómetros en Canencia

El pasado 4 de julio, el lobo Israel Gras desafío al calor, al desnivel y a los kilómetros, para terminar el Trail de Canencia. Dejamos aquí abajo su crónica de la prueba.

IMG-20150707-WA0014

Nervios y euforia antes de la salida

Me levanto a las 6 de la mañana para desayunar unos cereales y revisar si falta algo por guardar en la mochila de hidratación. Meto el agua congelada y poco después se levanta mi niña. No ha hecho falta ir a su cama para despertarla. Ha venido sola y la veo sin sueño, sonriendo al ver a su padre inmerso en los preparativos previos a un reto que no sabía si podía irme grande. Verla me motiva y da fuerzas para la carrera. Para completar la presencia familiar en la carrera, recogemos a mi madre y nos vamos para Canencia.

Las semanas previas han sido de mucha carga de kilómetros, pero compruebo que voy sin ninguna molestia, una alegría que no evita que los latidos ya vayan más rápido de lo habitual. Al llegar, recojo el dorsal, tomamos un café y para la salida. Allí me encuentro a muchos corredores con los que he entrenado para la Madrid-Segovia. Todos nos deseamos suerte. Tomo las últimas fotos y me despido de mi hija con besos antes de salir. Espero volver a verla en unas horas con el reto ya en el bolsillo.

Arranca la carrera y por salir de los primeros el kilómetro inicial me sale en 4’13” con los que van hacer la carrera de 38 km. Me voy encontrando bien y soy consciente de que voy a un ritmo algo superior a lo que debería en una carrera tan larga. Los primeros 20 kilómetros, por senda y bordeando el embalse de la Pinilla, salen en 1h 38′. A partir de ahí empezamos a subir casi hasta el 30 alcanzando los 1.859 metros de altitud. En esa parte hago tramos andando rápido y bebiendo mucha agua. Sin darme cuenta estoy en el km 38. Allí está la plaza del Ayuntamiento, donde está la salida y mi equipo de asistencia formado por mi madre, mi Ali y Laura, la novia de un colega que corre los 38 kms y de momento no ha llegado . Me cambio de camiseta, como un poco de puré y, sin descansar, inicio la segunda parte del recorrido sin saber que en ese momento voy con el tercer clasificado.

Me habían dicho que la segunda parte de la carrera era mas fácil, por eso en ese primer tramo no me corté en dejarme llevar y aumentar la velocidad. Mi gozo en un pozo. Nada más salir, una pedazo de cuesta me pone a andar bajo un sol de justicia y sin una sola sombra bajo la que cobijarse. Paso por el km 40 en 3h 56 minutos, por lo que calculo satisfecho que cada hora hago unos 10 kms. Subir a la una de la tarde con ese solazo inmenso arriba se me hace duro, y aunque los músculos van bien, empiezo a tener pequeños bajones de ritmo y buscando concentración para evitar perderme. Justo en el kilómetro 46 levanto la vista que llevaba clavada en el terreno con demasiada confianza. He seguido un camino que puede ser el equivocado porque no hay señales a la vista.  Me paro y por suerte veo a una familia junto a un chalet, a la que pregunto si han visto pasar corredores y me dan la peor de las respuestas posible. Me he perdido.

Me toca dar media vuelta súper jodido ,desilusionado y perdido. Entonces veo a un corredor que conozco, se llama Javi y es de Segovia. Le comento que voy perdido y me ayuda a encontrar la buena ruta acompañándome hasta el avituallamiento del km 50. Muchas gracias desde aquí. Aún falta una distancia superior a la de la media maratón para terminar y empiezo a sentir un dolor en la parte de atrás del cuadriceps. Paro y me echo réflex en la zona. Tras esos bajones de ánimo por haberme perdido, llega una buena noticia, nos dicen que vamos 5º y 6º. Solo enturbia mi alegría la preocupación por el dolor muscular, que me impide seguir a Javi por unos momentos. Llegan bajadas muy pronunciadas y me lanzo como un loco. Adelanto a Javi y cuando parece que voy solo hacia adelante me vuelve el dolor en el cuadriceps. Vuelta a parar y vuelta a ver la espalda de Javi. Menuda batalla me espera. Este tramo de carrera es de subidas y bajadas y me viene fatal para mis músculos.

IMG-20150707-WA0015

Formé un buen equipo con Javi

En este juego continuo de gato y ratón al que parecía jugábamos Javi y yo, otra vez le pillo y lo adelanto, pero sobre el km 55 me encuentro una fuente en alto y me paro a recargar agua y mojarme la cabeza y las piernas. De repente llega Javi y pasa sin parar y yo pienso con una sonrisa, qué tío, otra vez me toca ir detrás de él. La fuente me dio la vida y me recupero momentáneamente de mis dolores para ir otra vez a por Javi, que ahora me sacaba mas distancia. Para cogerle corro en las cuestas y bajo rápido pero sin volverme loco para evitar el dolor, al que los gemelos parecían querer sumarse.
En torno al km 58 atravesamos un pueblo y tengo a Javi a la vista, pero opto por recuperarme del esfuerzo de la persecución. Si él andaba, yo igual, si corría, yo también. Él miraba para atrás como diciendo “joder con el nota este, no puedo con él, que pesado”. Ya sobre el km 59 lo cojo y le propongo ir juntos y jugarnos la posición al final para dejar esa lucha sin sentido que llevamos desde hace varios kilómetros. Acepta encantado y me dice que me deja pasar, que me lo merezco después de haberme perdido. Llegamos al km 60, paramos en el avituallamiento, me tomo tres vasos de coca cola que me sientan muy bien y sigo con mi réflex aunque el haber andado un rato me ayuda a tener menos dolor. Nos dice la chica avituallamiento que el cuarto nos saca 15 minutos y eso hace que estemos más tranquilos en la parte final. Justo después nos encontramos una subida por piedras muy dura que casi nos revienta a los dos, pero al ir juntos, si tenemos que que parar, lo hacemos ambos y no hay problema, vamos como un equipo. Después de esa gran subida, lo que queda es bajada y la hacemos corriendo despacio. Las piernas están muy castigadas y la marca ya es lo de menos.
Llegamos a la fuente donde queda mas o menos 1 km. Veo el móvil y compruebo que llevo 74 kms, me van a salir tres más por haberme perdido, qué rabia. Nos vamos directos a la meta y justo a la entrada al pueblo vemos a un chico gritando a lo lejos, cuando me acerco veo que es mi amigo Nacho, que me espera sin parar de animar. ¡Gracias crack! Ya en la recta de meta Javi se queda algo atrás y voy directo a la meta con Nacho al que le dejo mi móvil para que grabe esos momentos tan especiales después de la paliza. En los últimos metros veo a mi hija, que se me acerca para entrar juntos en meta. Veo la emoción en los ojos de mi madre al verme llegar, y se me ponen los pelos de punta al darme cuenta de que he sido capaz de hacer tantos kilómetros y ser 5º. Increíble llegada. Me quedo en la meta esperando a Javi para abrazarle. Ha sido un gran compañero de carrera y además es una gran persona. Sigo junto a la meta y veo llegar a otro amigo 7º clasificado. La inesperada sorpresa final llega cuando me dicen que he sido 2º en categoría senior, lo que significa volver a casa con una copa bajo el brazo.
IMG-20150707-WA0013

Subir al podio siempre es especial

Pues este es un poco el relato de lo que fue mi carrera, dar las gracias al #villalobosrunningteam por todo su apoyo y a todos los que habéis estado atentos a mi carrera . En especial mi niña ALIONE, mami, Nacho, Javi, Laura, Carlos, David y un largo etcétera.

Antonio Ciardo: Un fisio para élite y populares

Antonio Ciardo

Antonio Ciardo

El amor a una extremeña le trajo a España hace 10 años desde su Italia natal. El amor a una disciplina, la de la fisioterapia y la osteopatía, le hizo dejar su trabajo de economista, que le llevaba cada semana a un rincón de Europa. Aunque por sus datos biográficos parezca que ha vivido varias vidas, Antonio Ciardo solo tiene 38 años. Cuando tuvo que elegir entre la seguridad y la pasión, escuchó a su corazón y fue capaz de dejar atrás una carrera bien encaminada en las finanzas para reinventarse y fundar AC Osteopatia (http://www.acosteopatia.com/ – 91 431 50 83). Hoy atiende en su consulta de la calle Jorge Juan 91 de Madrid a deportistas de élite y decenas de corredores populares. Es la prueba viviente de que, a veces, elegir los sueños, sale bien.

1. Empecemos con algo práctico: Tres consejos para evitar problemas físicos.

Te daré cinco:

– Confiar en buenos profesionales (entrenadores, terapeutas, nutricionista…).

– Hacer una prueba de esfuerzo.

– Una buenas zapatillas.

– Entrenar de forma progresiva y completa.

…Y ¡descansar!

2. ¿Cuáles son las lesiones más comunes que atiendes en corredores?

Las lesiones más comunes que soléis sufrir son las de los miembros inferiores, de cadera hacia abajo. Trocanteritis, síndrome de la cintilla iliotibial, tendinopatia de la pata de ganso y fascitis plantar. Sobrecargas por supuesto…y suerte que de momento pocas roturas de fibras o esguinces graves.

3. Muchas de ellas provienen de errores en nuestra forma de afrontar este deporte ¿Qué malas prácticas encuentras en los corredores que pasan por tu consulta? 

¡No descansar lo suficiente! Para mí el descanso es parte del entrenamiento. Tenéis que escuchar a vuestro cuerpo, siempre le pedís mucho y si un día os relajáis algo no os viene mal. Los corredores conocéis mucho vuestro cuerpo (lo cual es bueno) pero también os pasáis o descuidáis aspectos como los estiramientos. Un músculo flexible es hasta el 30% más fuerte y esto es algo que se desconoce.

Otro error grande es no “adaptar” el cuerpo a distancias más larga y a cargas importantes así como no variar de ejercicios. Opino que la variedad de ejercicios puede ser un plus para el cuerpo dado que sale de su zona de confort y genera nuevas rutas neuronales con las cuales podemos ser más eficaces. Dentro del mundo del running ya se cambia de intensidad, se hacen cuestas, cambios de ritmos, series etc…pero es bueno dedicar 1 día a la semana a fuerza pura de piernas para que después se pueda “transferir”. También salir en bici o hacer otras actividades.

Antonio durante una charla con triatletas sobre la Alter-G

Antonio durante una charla con triatletas sobre la Alter-G

4. ¿Cómo nació la idea de crear AC Osteopatía? 

Después de años en el mundo de la finanzas me di cuenta de que no me llenaba y decidí volver a estudiar. No el típico MBA, sino lo más parecido a lo que siempre quise haber estudiado pero me dio miedo por su duración: medicina. Preferí hacer algo relacionado con la economía, que era más corto, acabar pronto e independizarme (algo raro para un chico italiano alejarse de la “mamma”) y dejar a un lado mi pasión por la medicina. No fue un error, pero al final te agotas y hasta te quemas si lo que haces no te llena.

Así que empecé a tener dos trabajos, 12 horas como tesorero viajando cada semana por Europa y dos horas por la noche en casa dando los primeros masajes o pasando por los vestuarios de varios clubes de forma gratuita para seguir aprendiendo en el campo. Cansaba pero me llenaba. Llegaba a casa destrozado y las dos horas de masaje me recargaban anímicamente… sobre todo me subía la moral el agradecimiento de la gente por tu trabajo. Así nació AC OSTEOPATIA-FISIOTERAPIA…no por casualidad sino como plan B, hasta el día de hoy que ya es una realidad asentada. No quise aceptar el traslado a Londres en mi trabajo en las finanzas y directamente lo dejé.

5. ¿Qué servicios ofreces?

Busco ofrecer una plantilla de prestaciones amplias y complementaria / multidisciplinar en el mundo de la prevención y rehabilitación. Quiero que el core business sea la osteopatia y fisioterapia pero integrando entrenamiento personal y nutrición (lo que en USA es bien conocido como Medical Fitness).

También nos dedicamos a “pain clinic” o síndrome del dolor crónico y persistente (importando los principio de tratamientos desarrollados en el sistema sanitario ingles), proporcionamos soporte psicológico. Colaboramos con el Ayuntamiento de Madrid y Madrid Mayores para ayudar a los ancianos y tenemos otra área dedicada a embarazadas, bebes y niños. Aquí aprovechamos mucho la musicoterapia que la dirigimos a bebes sanos o con alguna necesidad especial.

6. Solías correr hasta que una lesión te lo impidió. ¿Qué sucedió y qué deportes practicas ahora?

Entrenaba atletismo como preparación física de mis competiciones de esquí alpino cuando era joven (entre los 14 a 19 años) y después hice Rugby (de 18 a 23 años). Llegué a pesar 88 kilos….a levantar en press de banca (pecho) dos repeticiones máximas de 120 kg.¡Quién lo diría ahora! Comía pasta y chuletón casi a diario. Llegué a clasificarme para el campeonato italiano de esquí y a jugar en 2ª división absoluta de rugby. Luego lo dejé por el trabajo. O entrenabas bien y de verdad o te pasaban por encima sin pensárselo dos veces.

Nunca me lesioné esos años. Aprendí a cuidarme y a escuchar a mi cuerpo… hasta que hace dos años empecé a notar un hormigueo en el brazo derecho, falta de fuerza y un dolor que incluso me impedía cambiar las marchas del coche; levantarlo dolía una barbaridad y dormir era imposible. Pasé ocho meses entre médicos, reumatólogos, traumatólogos, vasculares… Nadie daba con la tecla. Lo achacaban al estrés y la tensión pero seguí luchando para que me hiciesen nuevas pruebas hasta que detectaron una protusiòn cervical y la lesión de un nervio.

Querían operarme en dos semanas, la fisioterapia no funcionaba. Lo peor de todo es que el fisio que me trataba no me escuchaba y solo quería seguir el “protocolo”. Quien se trata conmigo sabe que quizás me pase de pruebas en la primera sesión…pero prefiero pecar de celo que aplicar protocolos. Por esto sigo formándome cada año en cursos y evité la operación auto-tratándome 15 días.

Ahora hago un poco de todo pero suave…ya no me machaco como hasta hace 2 años; cuando puedo voy al gimnasio (clases de spinning, cardio, strenght, zumba, walking, natación…lo que haya y poca musculación) o a correr 1 vez a la semana con nuestros grupos de corredores y si puedo le meto una o dos sesiones de carrera en Alter-G. Esta cinta me ha venido genial. Pude volver a correr cuando me estaba prohibido y es de las mejores inversiones hechas en el centro junto a la tecar.

7.  La máquina Alter-G es precisamente uno de los grandes lujos del que podemos disfrutar en tu consulta. ¿Puedes contarnos en qué consiste?

Alter-G es un tapiz rodante anti-gravedad que resulta útil para la rehabilitación de los pacientes ya que les permite hacer ejercicio con menor impacto. Somos capaces de reducir de manera científica nuestro peso corporal hasta un 80% con incrementos porcentuales de 1% en 1%. Podemos llegar  a pesar solo un 20% de nuestro peso cuando en la Luna nos quedaríamos alrededor del 17%.

La verdad es que en cuanto la probé no dudé en comprarla. Es una evolución importante y me ha ayudado a detectar recidivas de lesiones por mala pisada. De ahí derivo al corredor directamente al podólogo después de los oportunos reequilibrios musculo-esqueléticos.

La suelo usar para la rehabilitación de lesiones de las extremidades inferiores, para el tratamiento de lesiones neurológicas (hernias, parálisis…), para perder peso, como acondicionamiento aeróbico y de mantenimiento general en la tercera edad.

Todavía es algo muy exclusivo, ya que en España solo hay alrededor de 15 máquinas, pero su uso “independiente” es muy accesible.

8. Nos atiendes a la mayor parte de corredores del Villalobos Running Team, ¿cómo nos ves? ¿te damos mucho trabajo?

¿Pregunta trampa? La verdad es que sois geniales, cada uno tiene su vida pero encontráis siempre tiempo para entrenar y quedar. Me encantáis, sois compañeros y amigos y se nota. Sois cómplices de entrenamientos duros y fieles adversarios en algunas carreras. Me llevo bien con vosotros e intento daros lo mejor. Por suerte no me dais tanto trabajo, ¡lo cual es excelente porque significa que soléis encontraros bien!

9. El atleta Pablo Villalobos es uno de tus clientes habituales, ¿qué te parecen sus condiciones?

Pablo es una maquina…parece que no le cuesta nada correr. ¡Vuela! Solo en unas series en la pista de la Blume le he visto sudar y sufrir. “¡¡Por fin suda!!”,  me dije. Siempre lleva una sonrisa impecable.

Fotos de algunos de los clientes de AC Osteopatía

Fotos de algunos de los clientes de AC Osteopatía

10. ¿Cómo vives atender a élites y populares?

La verdad es que para mí todas las personas son iguales. Algunos tienen más nombre que otros pero trato a todos con la máxima profesionalidad. Está claro que seguir a deportistas ilustres es un lujo pero también un reto. Me gusta el mundo del deporte y me siento parte de vuestros éxitos y fracasos. Por el hecho de no poder competir me hace ilusión poder sentirme de nuevo parte de algo, veros exultantes cuando cumplís objetivos y lamentaros cuando los resultados son peores. El mío es un trabajo oculto, fuera de cámaras, pero se sufre igual emocionalmente.

11. ¿Qué otros deportistas ilustres han pasado por tu consulta?

A nivel deportivo empecé con las chicas del club de futbol del Atlético de Madrid para después trabajar en deportistas de pruebas “minoritarias” como la actual campeona del mundo de petanca Yolanda Matarranz y las selecciones italianas y españolas de hockey subacuático. De allí pasé a atender a triatletas como Peru Alfaro (en larga distancia) y Vicente Hernández (en distancia olímpica) o el ex futbolista internacional Oscar De Paula.

El ex futbolista de la Real Sociedad Óscar De Paula es uno de los clientes

El ex futbolista de la Real Sociedad Óscar De Paula es uno de los clientes

Actualmente trabajo más con atletas, como es el caso de Tamara Sanfabio y Pablo Villalobos. La verdad es que me encanta cambiar de deportes, analizar las biomecánicas e investigar gestos y hábitos que pueden destructurarnos. Pero repito que también la satisfacción te la da el agradecimiento del “paciente de la calle” al que devuelvo calidad de vida.

12. ¿Crees que los corredores somos buenos pacientes o la impaciencia por volver a entrenar nos juega malas pasadas? 

Buff…En general sois impacientes, pero lo bueno es que cumplís con los “deberes”. Si se os manda estirar, hacer baños de contrastes frío-calor o ejercicios de propiocepción, lo hacéis porqué entendéis que gracias a eso os recuperáis pronto.

12+1. Di lo que quieras a nuestros lectores.

Creer y amar lo que se hace…nadie regala nada pero la tenacidad y la pasión os puede llevar muy lejos.

Entrevista con Antonio Denia: “No existe soledad más feliz que la de un corredor campo a través”

998024_686712628020932_697984659_n

Antonio Denia durante una prueba en su tierra, Castilla-La Mancha

Curtido en la sierra de Albacete, tierra para la que solo tiene palabras de elogio y admiración, Antonio Denia es un corredor tardío pero entusiasta. Llegado a este deporte bajo la amenaza del sobrepeso, descubrió que correr no solo era un remedio eficaz contra los kilos, era algo más. Y se quedó. Hoy lleva en sus piernas dos maratones, muchas medias, y algunas carreras de montaña, un entorno en el que se siente libre y donde por algunas horas olvida la dictadura del reloj y las marcas para sumergirse en el silencio y la soledad, sensaciones tan necesarias a veces para un ser humano cada vez menos acostumbrado a la pausa y la reflexión.

1. Háblanos un poco de ti. 

Nací en Albacete hace 48 primaveras y aquí vivimos (ciudad acogedora y muy tranquila), trabajo en Hellín y los fines de semana los suelo pasar en Ayna  (en la sierra albaceteña, rompiendo tópicos).

2. ¿Cuándo y por qué empezaste a correr?

Septiembre de 2010, un punto de inflexión. Desde entonces un “no parar”. El único ejercicio que había hecho era algo de bici y fútbol de crío. Llegabas a casa, tirabas la cartera y al “descampao” hasta el anochecer. Algo de senderismo por la sierra albaceteña ya más entrado en años y poco más.

Una mañana comprobé que tenía dificultades para atarme los zapatos, me subí a la báscula y observé con cierta incredulidad los malditos tres dígitos. Aquello debía cambiar, tomé una de las decisiones más importantes de mi vida. Y como a cabezón no me gana nadie, decidí salir a correr. Me surgieron muchas dudas relativas a la respiración, las zapatillas, cuando detenerme, abdominales, prendas, calentar, estado de ánimo…

Desde entonces han sido muchas pruebas, en su mayoría del mejor circuito provincial de carreras populares, el que corremos en Albacete, que con cuarenta y ocho citas y es la envidia de cualquier provincia, con una organización que roza la perfección, una atención al corredor popular total, y un ambiente sanote del “tó”.

3. No solo te enganchaste a correr, también a competir.

Ya atesoramos dos maratones (Valencia y Sevilla), más de treinta medias y un trail exigente, el Desafío Lurbel por el Calar del Mundo (en Riópar). Y eso que no hemos hecho nada más que empezar, vendrán más. Esto ya no hay quien lo pare.

Antonio Denia junto a Pablo Villalobos y otros miembros del Villalobos Running Team

Antonio Denia junto a Pablo Villalobos y otros miembros del Villalobos Running Team

4. ¿Siempre has corrido por tu cuenta o has estado en algún club?

Suelo entrenar solo, aunque defiendo los colores del Club de Atletismo Hellín, una gran familia.

5. Eres un corredor que se deja ver mucho por la montaña, ¿qué te atrae de ese mundo?

Recuerdo una gran maestra que tuve en el colegio, que nos decía que lo que más le importaba de nuestras clases era poder conseguir que cada uno de nosotros pudiera amar la naturaleza, más que saber recitar de memoria los textos. Dª Angelita dejó una gran huella en mí. Salir al monte y respirar es una sensación única.

Admirar los paisajes de nuestra sierra un gran placer. Todos esos sitios que he recorrido a pie, ahora intento hacerlos corriendo, aunque no siempre es posible (el desnivel acumulado es un hándicap importante). Pero disfruto de cada metro y de cada zancada en lo que para mí es un paraíso.

6. Entonces ¿montaña o asfalto?

Montaña, sin dudarlo. El asfalto es necesario porque gracias a él he podido luego correr por el monte. Pero las sensaciones son muy distintas. Allí arriba no vas tan pendiente del reloj, si te tienes que parar, te paras, no pasa nada. Al contrario, es un gran placer poder disfrutar del silencio, del canto de algún pájaro, del sonido del agua correr, esa sensación de paz es indescriptible. Precisamente ahora estoy viviendo ese cambio natural. Yo lo tengo claro. Aunque no abandono el asfalto, si puedo elegir, prefiero el trail. No existe soledad más feliz que la de un corredor campo a través disfrutando del paisaje.

Antonio Denia en una prueba de trail

Antonio Denia en el Desafío Lurbel

7. ¿Por qué crees que esto de correr engancha tanto?

Hay un ambiente muy sano en este mundillo, somos una gran familia. El sufrimiento se traduce en satisfacción.

8. ¿Qué pruebas estás preparando y qué esperas conseguir en ellas?

La cabeza siempre dando vueltas. Haremos algunas pruebas de trail por la provincia, algunos medios maratones como Almansa, Albacete y Hellín, alguna salida fuera, como los 20k de Bruselas, y quién sabe. En principio no nos planteamos grandes marcas, ya tenemos una edad, bajar de cinco el kilómetro ya es un logro personal. Este año ya hemos corrido un maratón en Sevilla, para el próximo intentaremos que sea Roma o París, y quién sabe si algún día Nueva York. También ronda mi mente la Quixote Legend Trail Challenge. Soñar está al alcance de todos.

9. ¿Cuáles son tus lugares favoritos para entrenar? 

Antonio Denia (detrás, de pie)

Antonio Denia (detrás, de pie)

Habitualmente lo hago por el parque periurbano de la Pulgosa (en Albacete) y los fines de semana por la montaña (Ayna, Yeste, Riópar o Paterna del Madera). Siempre en tierra. Paso de pistas y de gimnasios.

10. ¿Qué carreras recomendarías a los que nos leen?

Si tenéis ocasión de correr cualquier carrera de trail o de montaña en la sierra, o los medios maratones de Madrid, Almansa o Hellín.

11. ¿Qué te parece formar parte del Villalobos Running Team?

Sólo he corrido en tres ocasiones con el grupo, pero he de decir que estoy encantado con la gran acogida que me han dispensado todos los miembros del equipo, entre los que tengo grandes amigos como Paco del Campo, Antonio Luis Carrión, Miguel Torralbo, Luis del Campo o Emilio Díaz. Intentaré que sean más.

Antonio Denia antes del Maratón de Sevilla

Antonio Denia (dorsal 8.050, antes del Maratón de Sevilla)

12. ¿Qué maratones has corrido hasta ahora y cómo fueron esas experiencias?

Valencia 2013 y Sevilla 2015. En ambas una marcar similar. Al término de la primera dije que no volvería, pero esto engancha. El muro existe y al final la carrera pone a cada uno en su sitio. Para el año próximo seguro que habrá otra.

945910_611792328838733_1592192403_n12+1. ¿Qué sueños te quedan por cumplir dentro de esta pasión común que es correr?

Cada día que salgo a entrenar y cada carrera que corro es ya un reto. Quiero llegar a la edad adulta corriendo (hasta los setenta y tantos) si las fuerzas acompañan.

14. Alguna anécdota que te haya pasado en alguna carrera.

Pues recuerdo la carrera de montaña de Paterna del Madera del año pasado, donde un grupo de treinta personas corrimos una carrera diferente. Una deficiente señalización nos llevó a hacer algunos kilómetros de más. Cada uno se lo tomó de forma diferente, hay quien se indignó, otros lo tomamos con sentido del humor. No vino mal el despiste, el grupo hizo piña, trotamos y disfrutamos del paisaje. Éste no falla, es lo mejor. Correr por la Sierra del Segura es una pasada. Al final una pequeña sentada en meta a modo reivindicativo y disculpas de la organización aceptadas.

15. Di lo que quieras a nuestros lectores.

La conjugación perfecta, unir deporte y naturaleza. Si se trata de correr por parajes de montaña es casi mágico, recorrer senderos entre vegetación, algo tan básico y natural que nos conecta con nosotros mismos, con nuestro origen. Pues eso, disfruta del camino y sonríe en meta.

Entrevista a David Martínez: Los valores del corredor de fondo

David, con su hija, tras acabar el Maratón de Valencia

David, con su hija, tras acabar el Maratón de Valencia

Mira a los grandes del atletismo con ojos de niño y a los acusados de dopaje con el ceño fruncido del que solo cree en el esfuerzo y el sacrificio más allá de atajos. David Martínez (Madrid, 1978), es un romántico del atletismo al que igual puedes encontrarte recuperando el resuello en las pistas de Arroyomolinos que contemplando admirado las vistas de la Sierra de Guadarrama tras una mañana de trail. Un corredor polivalente que una mañana se atreve a terminar embadurnado en el barro del cross y a la siguiente rebota con contundencia sobre el asfalto de los 10 k de Laredo, una de sus pruebas fetiche.

Su motivación para correr va más allá de la dictadura de números y marcas, está enraizada en los sólidos cimientos del que lo hace para disfrutar y aspira a prolongarse en el tiempo más allá de modas. “Aspiro a ser un abuelito que corre”, dice. Y le creemos.

1. Háblanos un poco de ti.

Nací en Madrid aunque me he criado en Móstoles, y llevo siete años viviendo en Arroyomolinos. Mi madre es de origen cubano y mi padre de origen andaluz y somos cuatro hermanos. Soy carpintero de madera.

2. ¿Cuándo y por qué empezaste a correr?

Después de haber practicado varios deportes: taekwondo, balonmano, fútbol, ciclismo…, como quería encontrarme en forma y practicar un deporte que siempre me había atraído, empecé a correr. Tenía 19 años.

3. ¿Siempre has corrido por tu cuenta o has estado en algún club?

Empecé a correr por el Soto de Móstoles, que era el lugar de entrenamiento de la Asociación Atlética de Móstoles, pronto entablé amistad con alguno de sus miembros y decidí incorporarme al Club y asistir a diferentes carreras con ellos. Estuve allí 4 años.

En aquellos años entrenaba gente allí como Diana Martín, Abascal, Ángel David Rodríguez,… Paré de correr durante unos años por una lesión de rodilla y volví a practicar el atletismo hace algo menos de tres años. Como ya vivía en Arroyomolinos, decidí incorporarme al Club de Atletismo Arroyomolinos gracias a que apuntamos a mi hija a atletismo. Al ver la pista no me pude resistir…

David corriendo en pista

David corriendo en pista

4. Eres un corredor muy polivalente. ¿Qué te atrae de cada superficie?

Las sensaciones tan distintas que te proporcionan las diferentes distancias y los diferentes terrenos. De la pista, la adrenalina, el sentir que puedes correr rápido. De la ruta, la sensación de compartir carrera, desde un atleta de élite hasta el corredor popular que se inicia. Del cross, la dureza, el ritmo improvisado. De la montaña, la naturaleza, la sensación de libertad.

5. ¿Qué pruebas estás preparando y qué esperas conseguir en ellas?

Como he dicho antes, practico atletismo por sentirme en forma, y en esta primavera-verano me gustaría conseguir la mejor marca posible en medio fondo (1500, 3000) pero sin obsesiones por los tiempos, simplemente disfrutar.

De cara al otoño, tengo previsto correr el maratón de Logroño, donde sí tengo intención de emplearme a fondo en el entreno para lograr la mejor marca posible. Estoy deseando que llegue el modo maratón.

6. ¿Cuáles son tus lugares favoritos para entrenar? 

Disfrutando de la libertad de la sierra

Disfrutando de la libertad de la sierra

La vía pecuaria de Arroyomolinos, el monte Batres y la cordillera que une Pasapán, Peña de Oso y Mujer Muerta de la parte Segoviana de la Sierra de Guadarrama.

7. ¿Qué carreras recomendarías a los que nos leen?

Los 10 km Villa de Laredo porque se respira un ambiente atlético como en pocos sitios y la San Silvestre Mostoleña, donde el pueblo se vuelca con la carrera.

8. ¿Qué te parece formar parte del Villalobos Running Team?

Un placer, un orgullo  y una motivación para seguir disfrutando de este deporte.

9. Pablo Villalobos es el inspirador del equipo, ¿cómo ves que un élite corra con populares?

Si dejamos aparte las marcas y los logros conseguidos por Pablo, que son muchos, es un inspirador y un atleta capaz de transmitir muchos valores, por lo que es un orgullo que quiera compartir con nosotros parte de su carrera deportiva.

10. Eres un gran seguidor del atletismo profesional e incluso tienes trato con atletas de élite como Cristina Jordán. ¿Quiénes son y han sido tus referentes en la élite del atletismo?

Simplemente tengo amistad con Cristina Jordán, compartimos algunos entrenamientos ya que ella es vecina de Arroyomolinos. Además la casualidad hace que la carrera deportiva de Pablo Villalobos y Cristina tenga ciertos paralelismos, ya que los dos son extremeños, han sufrido problemas médicos relativamente graves y han sabido sobreponerse y seguir luchando. Todo un ejemplo de superación.

Mis referentes han sido Juan Carlos de la Ossa, Martín Fiz, Fabián Roncero, Paul Tergat, y hoy en día admiro a todos los que representan los valores del deporte, sea cual sea su nivel.

Con Martín Fiz y su esposa Patricia, antes de los 10 k de Laredo

Con Martín Fiz y su esposa Patricia, antes de los 10 k de Laredo

11. ¿Qué maratones has corrido hasta ahora y cómo fueron esas experiencias?

Sólo he corrido un maratón, el de Valencia, donde acabé lesionado. Llevo dos años con una espinita clavada que espero quitarme en Logroño. La experiencia fue positiva porque creo el maratón es la “carrera” de las carreras, y aunque logré terminar, acabé lejos de mi objetivo.

12. ¿Qué sueños te quedan por cumplir dentro de esta pasión común que es correr?

Mi sueño es llegar a ser un abuelete que corre, sin más.

12+1. ¿Montaña o asfalto?

Correr, cualquiera de las dos te proporciona sensaciones maravillosas.

14. Alguna anécdota que te haya pasado en alguna carrera o corriendo… 

Me llamó la atención en el maratón de Valencia como una persona que se había hecho aguas mayores continuaba corriendo, allá por el km 35-36. Y hace muchos años, en mi anterior etapa de corredor, me resultaba peculiar un señor con el que coincidí en varias medio maratones, que corría con pantalones vaqueros cortados por la rodilla.

15. Dí lo que quieras a nuestros lectores.

Que disfruten y que traten de practicar atletismo como un hábito de vida, sin obsesiones y desde el plano de la mejora de la salud.

Pleno del Villalobos Running Team en el Maratón de París

Miguel Rivera a su llegada a meta

Miguel Rivera a su llegada a meta

Tres ases teníamos guardados en la manga en el Maratón de París celebrado este domingo, y los tres han cumplido el primer objetivo que todo atleta se plantea cuando afronta una prueba de esta enjundia: cruzar la meta. Juan Andrés Avilés, Javier Serradilla y Miguel Rivera han representado al Villalobos Running Team en la capital francesa y no solo lo han hecho con la intención de participar: han corrido con todas sus fuerzas.

IMG-20150412-WA0014

Juan Andrés en París (de rojo)

Nuestro corredor valenciano, Juan Andrés Avilés, tras pasar por los maratones de Nueva York y Valencia a finales del pasado año, volvía a la distancia en otra gran capital. No pudo bajar su marca de 3 horas 42 minutos al acabar en 3 horas 48 minutos 40 segundos, pero lejos de desmotivarse, ha disfrutado de la experiencia y pese a la ‘paliza’ ya piensa en Londres 2016 como próximo reto.

Sobre el maratón de París, cree que tanto los túneles como los adoquines de las calles han podido pasar algo de factura, “aunque la animación con luces en los túneles no estaba nada mal”. En su opinión, la carrera te permite pasar cerca de zonas emblemáticas de París como el río Sena y la Torre Eiffel, pero en general es un circuito que puede hacerse “más bonito”.

Javier Serradilla muerde la medalla parisina

Javier Serradilla muerde la medalla parisina

De la misma opinión es Javier Serradilla. que sufrió especialmente los tres últimos kilómetros no solo por el esfuerzo realizado durante los 39 anteriores, sino porque no era la zona más favorable para sentir la motivación y el calor del público.

Desde el kilómetro 24 Serra tuvo que parar a estirar cada 3 o 4 kilómetros por problemas físicos e incluso a solo diez metros de la meta tuvo que parar y entrar caminando por una fuerte sobrecarga, lo que hizo que su crono fuera unos minutos superior al de su último maratón en Berlín, donde acabó en 3 horas 32 minutos.

En cualquier caso, tras el preocupante abandono en la media de Madrid el pasado 29 de marzo por problemas físicos, y haber estado en vilo su participación las semanas previas, terminar en París en 3 horas 39 minutos 50 segundos es un logro que valora más que nunca. Es el segundo gran maratón europeo de Serra tras correr el de Berlín el pasado mes de septiembre, aunque en España es un atleta experimentado: ha corrido dos veces Madrid y una Valencia. Este año planea volver a correr Madrid pese al escaso margen de recuperación.

Miguel 'de calle' tras el maratón.

Miguel ‘de calle’ tras el maratón.

El tercero de los nuestros, Miguel Rivera, fue el primero en acabar los 42 kilómetros 195 metros con un gran crono de 3 horas 9 minutos y 59 segundos. “Ese segundo me hace feliz por convertirme en sub 3h 10′”, afirmó al acabar. Cabe imaginarlo esprintando contra el crono en esos últimos metros para arañar segundos en una prueba que dura horas, pero así es el maratón, y así son los objetivos.

Vuelve de París con su mejor marca personal en la distancia y el augurio de que puede seguir mejorando, ya que pese a que las sensaciones en las últimas medias maratones eran muy buenas, tal y como declaró en la entrevista que le hicimos recientemente, su objetivo inicial para París era 3 horas 15 minutos, marca que ha pulverizado.

Enhorabuena a todos los que se han dejado su sudor en París (y también a los que lo han hecho en Rotterdam o Viena, en un domingo muy maratoniano). No hay que buscar explicaciones a por qué corremos 42 kilómetros sin querer llegar a ningún sitio. Nos gusta.

Cartel situado en el maratón de París con el texto: "Has pasado el muro del kilómetro 30"

Cartel situado en el maratón de París con el texto: “Has pasado el muro del kilómetro 30”

Entrevista con Javier Serradilla, el boceto de corredor que culminó su proyecto maratoniano

Serra en el medio maratón de Aranjuez 2015

Serra en el medio maratón de Aranjuez 2015

Capaz de desatar la ovación de decenas de corredores perplejos al verlo detenerse por un beso en plena maratón, Javier Serradilla (Madrid, 1977), es un economista enamorado de la arquitectura que cuando no traza líneas con precisión milimétrica y pulso templado, recorre la estela azul pintada sobre el asfalto de grandes capitales europeas. Con la carrera de Arquitectura aparcada por falta de tiempo, dedica más horas a poner un pie delante de otro que a corregir bocetos. “Algún día la terminaré”, dice, y es palabra de maratoniano.

Madrid, Valencia, Berlín, y en pocos días, París, han visto pasar a Serra, como se le conoce, en busca de la gloria de Filípides. Dos semanas después tendrá una nueva cita en Madrid, y aunque no hay tiempo para recuperar, el ímpetu está reñido con la prudencia, y a veces (no siempre) es mejor así.

Por cierto, la receptora del beso del que hablábamos, cuya historia conoceréis unas preguntas más abajo, convertirá a Serra en padre en agosto, por lo que el tiempo perdido en carrera en demostraciones de cariño bien podría multiplicarse por dos próximamente. ¡A quién le importan los segundos cuando se puede recibir una ración extra de energía!

1. ¿Cuándo y por qué empezaste a correr?

La primera vez que corrí fue la San Silvestre Vallecana del año 2004. Todavía conservo la camiseta de algodón naranja de la carrera. ¡Cómo han cambiado las cosas! No recuerdo cómo fue la experiencia, pero no debió de ser muy satisfactoria porque no volví a correr una carrera hasta 2012, cuando hice el Medio Maratón de Madrid.

Si te digo la verdad, no sé porque volví a correr. Seguramente para demostrarme a mi mismo que era capaz de hacerlo. Aquella carrera me pareció durísima y me sorprendía que hubiera gente que la corriese como entrenamiento para un maratón. Cuando la terminé me prometí que algún día la correría como parte de mi preparación de un maratón. No tuve que esperar mucho, sucedió al año siguiente.

2. ¿Siempre has corrido por tu cuenta o has estado en algún club?

El poco tiempo que llevo corriendo siempre lo he hecho por mi cuenta. Ya es muy complicado cuadrar el trabajo y la familia con los entrenamientos como para comprometerse a entrenar en un club. Te aseguro que me gustaría, porque estoy convencido que me enseñarían un montón de cosas y que mejoraría como corredor, pero me es imposible.

Serra durante un entreno en el Parque del Retiro

Serra durante un entreno en el Parque del Retiro

3. Estás preparando el Maratón de París ¿Por qué elegiste ese maratón y qué esperas de él?

Cuando elijo un maratón tengo en cuenta dos factores. El primero es un factor deportivo y el segundo, turístico. Mi mujer es mi mayor fan (la tengo muy engañada, ja,ja,ja). Le encanta que corra y siempre intento consensuar con ella una ciudad que nos apetezca mucho visitar con un gran maratón deportivamente hablando.

Cuando empecé la preparación para París mi objetivo era bajar de 3h30 Sin embargo a lo largo de la preparación he ido encadenando una serie de problemas musculares que me han obligado a tener parones en la preparación, lo cual seguro afectará mi rendimiento.

Lo que si tengo claro es lo mucho que voy a disfrutar del ambiente y de la ciudad.

4. ¿En qué lugares estás preparándolo y cuáles son tus lugares favoritos para entrenar?

Fundamentalmente en el parque del Retiro. Vivo a 10 minutos andando y me resulta muy cómodo entrenar allí. ¡Además me encanta! Desde niño mis padres me llevaban a jugar allí. Me trae muy buenos recuerdos.

CrossAlcobendas2015

Serra en el Cross de Alcobendas de este año

5. ¿Qué carreras recomendarías?

La verdad es que no tengo mucho currículum en esto del running pero si tengo que destacar alguna de las que he corrido me quedo con tres: el Medio Maratón de Madrid, ya que creo que tenemos el privilegio de tener en nuestra ciudad una de las mejores medias de Europa, el Cross de Alcobendas, que cuenta con mucha historia, es duro, técnico y requiere mucha fuerza, y el Maratón de Berlín por el ambiente, el circuito… lo tiene todo y posiblemente sea el mejor maratón del mundo.

Y no sé por qué me da que el entrevistador coincide conmigo en alguna de las tres. O en todas, quien sabe. Ja, ja, ja.

6. Te doy la razón en las tres, aunque no lo hubiera dicho mientras subía alguna de las cuestas de Alcobendas. ¿Qué carreras has hecho durante tu preparación para París?

Desde que terminé el Maratón de Berlín centré mi preparación en el cross.  De ahí pase a la preparación específica de maratón a principios de enero, durante la que he corrido tres medias maratones (Getafe, Aranjuez y Madrid).

La temporada de cross ha sido una preparación estupenda y en Getafe y Aranjuez hice dos buenas pruebas para testar mi estado de forma. En Aranjuez hice 1h37′ sin forzar y con dos semanas de parón por lesión de por medio. La mala suerte ha sido mi retirada, de nuevo por problemas musculares, de la media maratón de Madrid el 29 de Marzo (a dos semanas del Maratón de París), donde solo pude completar 11 kilómetros. París es una incógnita en estos momentos.

Serra (agachado) junto a Pablo Villalobos y otros miembros del VRT

Serra (abajo a la derecha) junto a Pablo Villalobos y otros miembros del VRT

7. ¿Qué te parece formar parte del Villalobos Running Team?

Para mí ha sido muy importante formar parte de este grupo. Hemos compartido alegrías, retos, desilusiones…

No solo somos un grupo que nos reunimos para correr. Hemos formado una pequeña familia, en la que nos alegramos de los pequeños éxitos que cada integrante pueda tener en su vida deportiva, familiar o profesional, tanto como nos preocupamos por cada revés.

8. Pablo Villalobos es el inspirador del equipo, ¿cómo ves que un atleta de élite corra con populares?

Aparte de ser un atleta de élite, Pablo tiene otra cosa que le identifica: su humildad. Nos encanta escuchar sus consejos, anécdotas y experiencias. Aprendemos de él. Pero él también sabe escucharnos y aprende con nosotros. Eso hace que desde el principio le hayamos considerado como uno más y creo que por eso funciona tan bien el grupo.

Serra durante el Maratón de Berlín 2014

Serra durante el Maratón de Berlín 2014

9. ¿Qué maratones has corrido hasta ahora y cómo fueron esas experiencias?

Hasta ahora he corrido tres maratones: Madrid 2013, Valencia 2013 y Berlín 2014. Y en breve espero completar París 2015 y Madrid 2015.

Madrid fue mi primer contacto con el maratón. Mi objetivo era terminar en torno a 4 horas, y pese a que la inexperiencia hizo que no controlara el ritmo al principio y lo pagara en los últimos kilómetros, terminé en 3h48′, muy por debajo de mi objetivo.

En Valencia llegue muy fuerte pero el maratón es como es, y un problema intestinal hizo que los primeros 10 km fueran los peores que he vivido corriendo. Correr un maratón con el único pensamiento de querer abandonar desde el km 3 es una experiencia muy dura. Llegar a la meta y ver que bajaba mi marca hasta las 3h40′ compensó todo el sufrimiento. Eso sí, Valencia me enseñó unas cuantas lecciones sobre el maratón que nunca se me olvidarán.

Para Berlín, mi objetivo era bajar de las 3h30′, e hice una carrera perfecta, manteniendo un ritmo constante hasta los últimos cuatro kilómetros. Fue un muro más psicológico que físico. Berlín es una ciudad que conozco bien, pero estudié mal el recorrido y cuando llegué al km 38  me hundí ya que pensaba que quedaba muchísimo menos para la meta. Otra lección que no olvidaré: Hay que estudiar bien el recorrido. Al final 3h32′ y con la sensación de que podía haber hecho mucho mejor tiempo.

10. ¿Qué otros retos te planteas para 2015?

El descanso del guerrero tras acabar el Maratón de Berlín 2014

El descanso del guerrero tras acabar el Maratón de Berlín 2014

Después de correr París y Madrid mi intención es descansar y recuperarme bien de todos los problemas musculares que llevo arrastrando desde hace meses.

En otoño intentaré hacer la pretemporada de Cross, para en 2016 plantearme correr uno o dos maratones. Barcelona es la favorita para la primavera del 2016.

Pero bueno, eso es para 2016. Para el año 2015 mi mayor reto, y seguramente el de toda mi vida, será el nacimiento en agosto de mi hija. Mi futura minifan, como dice su madre.

11. ¿Qué sueños te quedan por cumplir dentro de esta pasión común que es correr?

Me quedan todos. Soñar nos permite mantener vivas nuestras ilusiones por aquellas cosas que nos apasionan. Por eso yo no paro de soñar.

Sueño con bajar de 3 horas en un maratón, sueño con correr el Maratón del Círculo Polar, sueño con correr un maratón junto a mi futura hija… Estoy seguro de que alguno de estos sueños nunca llegará a cumplirse pero nunca perderé la ilusión de que se cumpla.

12. Comparto al menos dos de ellos, pero eso del Círculo Polar suena frío. ¿Como corredor te atrae más la montaña o el asfalto?

Asfalto. Me gusta la idea de la montaña, pero le tengo demasiado respeto. A lo largo de mi vida he tenido un extenso historial clínico de lesiones articulares que hacen que cualquier pequeño traspiés se convierta en una lesión de importancia. No quiero más operaciones ni más escayolas. Soy consciente de mis limitaciones.

12+1. Para espantar el fantasma de las temidas lesiones, cuéntanos algo divertido que te haya pasado corriendo.

La única anécdota que ahora mismo recuerdo fue en el maratón de Valencia 2013. Estaba pasando un mal momento  y de repente vi a mi mujer dándome ánimos. Como un resorte fui hacía ella para darle un beso. Al instante, muchos corredores empezaron a aplaudir y se oía decir a algunos: ¡mira, qué bonito! … ja, ja, ja… Me puse rojo como un tomate pero te aseguro que aquello me dio más energía que cualquier gel.

14. Dí lo que quieras a nuestros lectores.

Creo que no soy quién para decirle a nadie si debe o no correr, pero lo que sí puedo transmitir es una sensación que tengo desde hace tiempo. Desde hace unos años se están perdiendo en nuestra sociedad tres valores que considero fundamentales: La humildad, el respeto y el esfuerzo.

Tres valores que el atletismo lleva en su ADN. Da igual que seas profesional o popular. Yo tengo claro qué valores quiero para mí y en cuáles educaré a mi hija. Espero que la gente también los tenga claro, y si llegan a ellos a través del atletismo, bienvenido sea.

Compitiendo rumbo al Maratón de París: 10 k de Laredo, Maratest de Alcorcón y 10.1 k de Los Alcazares

Cuando oímos hablar de los 10 k de Laredo (Cantabria), no hace falta cerrar los ojos para oir el sonido de la velocidad. Se da por hecho. El circuito más llano de España y puede que de Europa vio como la atleta marroquí Malikah Asahssah, establecía una nueva mejor marca mundial del año en la distancia con 30’58”. Nuestros sentidos estaban pendientes de David Martínez, corredor del Villalobos Running Team que pese a no prodigarse mucho en competición, cuando lo hace su rendimiento es espectacular. Así lo demostró el sábado en Laredo al acabar en 37’47” metiéndose en el bolsillo la marca para la San Silvestre Internacional nueve meses antes. Además pudo conocer a parte de la historia viva de nuestro atletismo durante la proyección de la película ‘Fiz, Puro Maratón’, tal y como podemos ver en la fotografía.
David Martínez y su esposa, Patricia Burgos, junto a Martín Fiz

David Martínez y su esposa, Patricia Burgos, junto a Martín Fiz

Al día siguiente llegaba el turno de dos de nuestros parisinos. Juan Andrés Avilés quiso meterle algo de chispa al cuerpo corriendo los 10.1 k Villa de Los Alcazares en Murcia. A menos de tres semanas para el maratón de París, con los kilómetros haciendo mella en las piernas, y con una tirada de 30 k el viernes en 2h 42 minutos con vientos que llegaron a alcanzar los 45 km/h, Juan no iba con muchas esperanzas de que el cuerpo respondiera. Sin embargo pudo cuajar una buena carrera en 46’23” terminando el 30 de su categoría y el 131 de la general. No fue el único Avilés que compitió ese día. Su hijo Andrés apunta maneras e hizo 1 k en 4’30” acabando en el puesto 13 pese a ser el menor de su categoría y la pequeña de la casa participó en la prueba no competitiva de 100 metros.

Juan Andrés durante los 10.1 k Villa de Los Alcázares

Juan Andrés durante los 10.1 k Villa de Los Alcázares

Ese día Miguel Rivera se fue hasta Alcorcón para participar en el Maratest. Una prueba de 30 kilómetros que muchos maratonianos utilizan para medirse de cara al maratón de Madrid, y que en el caso de Miguel aprovechó para su preparación de cara a París. Pese a su apretado calendario competitivo, con su reciente participación en la media de Ciudad Universitaria, Miguel demostró que va por buen camino al acabar los 30 k en  2 horas 20 minutos, puesto 82 del Maratest.

Y una vez contado lo que hemos hecho, toca hablar en futuro de lo que vamos a hacer. Este domingo, como muchos atletas madrileños, gran parte del Villalobos Running Team participará en el Asics Medio Maratón, uno de los más multitudinarios de Europa. No dudes en saludarnos si nos ves por allí. Esperemos que Francisco del Campo, con una tendinitis de última hora, pueda estar con nosotros.

Te dejamos con un magnífico vídeo de Pablo Villalobos explicando el recorrido del medio maratón que puede ayudarte a planificar la carrera.

Medios maratones por toda España, cross y una buena noticia

entreno Isra

Isra, uno de los miembros del VRT, en pleno entreno

Aunque el cielo nublado en la mayor parte de España lo oculte, la primavera está al caer, y con ella llegan emociones fuertes como la Media Maratón de Madrid y el Maratón de París, donde estaremos representados por bastantes miembros del equipo. También el maratón de Madrid, que vestirá la ciudad de gala para recibir a miles de aprendices de Filípides. Antes de eso, para acabar el invierno, han sido varias las competiciones en las que los hiperactivos miembros del Villalobos Running Team se han visto inmersos.

Alfonso Molina acabó la media de Ciudad Universitaria en 1:35:39, una señal de lo bien que conoce su estado de forma, dado que antes de la carrera había dejado clara su intención de hacerla en torno a 1 hora 35 minutos. Ese mismo día Álvaro Sánchez finalizó sexto los 5 kilómetros de la Carrera del Taller con un tiempo de 18:00 minutos en un circuito exigente en el parque Juan Carlos I de Madrid.

Los 21 kilómetros han sido la distancia en la que más nos hemos prodigado estas dos últimas semanas los miembros del Villalobos Running Team. Hasta la media de Aranjuez se desplazaron dos de los nuestros para realizar un test más en su camino al Maratón de París. Miguel Rivera cuajó una gran carrera terminando en 1:28:03 con la sensación de no haber forzado al máximo, y Javier Serradilla, hizo lo propio en 1:37:18. Los tiempos auguran un buen papel de los nuestros en París el próximo 6 de abril. Ambos estarán acompañados de Juan Andrés Avilés, nuestro maratoniano más internacional, que correrá su tercer maratón en apenas cinco meses.

Serra Aranjuez

Serra, de amarillo, en el medio maratón de Aranjuez

Antón enfermedades rarasHasta Murcia se marchó Álvaro Sánchez este pasado fin de semana para correr la media de la ciudad. No cumplió el objetivo de bajar de 1 hora 20 minutos al acabar en 1:22:00 en un circuito mayoritariamente llano pero con muchas curvas. A cambio, acabó su noveno medio maratón y en Madrid cumplirá el décimo el próximo 29 de marzo.

José Antonio García —Antón para los amigos— estuvo en la madrileña Casa de Campo para participar en la Carrera por la Esperanza a beneficio de las personas con enfermedades raras. Dedicó su prueba, una vez más a Nico, un niño muy especial cuya imagen lleva siempre en las camisetas con las que corre. Un orgullo tener a uno de los nuestros colaborando en en esa iniciativa solidaria en la que lo de menos es el crono.

Y con el fin de marzo es tiempo también de acabar con la temporada de crosses. En Alcobendas, uno de los circuitos más duros de la Comunidad de Madrid y posiblemente de España por sus continuas cuestas, Javier Gándara no encontró las mejores sensaciones, pero terminó su prueba en el Campeonato de España de Veteranos sacando fuerzas de donde no las tenía.

Selección extremeña de cross

Selección extremeña de cross

El líder del equipo, Pablo Villalobos, representó a la selección extremeña de cross en el Campeonato de España. Las molestias en glúteos y abductores no le dejaron dar lo mejor de sí, lo que no impidió que llevara a cabo una carrera de menos a más contribuyendo a que Extremadura terminara en el puesto 11º por selecciones autonómicas.

Fue su última carrera antes de recibir una noticia que esperaba desde hace tiempo. Concretamente nueve meses. Ha sido padre de una niña por segunda vez y no hay nada más importante que eso. Tal y como vemos en la fotografía de abajo, para celebrarlo hizo lo que más nos gusta: salir a rodar. Enhorabuena.

Pablo padre